REJUVENECIMIENTO DE CUELLO

El cuello es una parte del cuerpo que posee una piel muy sensible. Muchas veces no prestamos mucha atención, hasta cierta edad en donde comenzamos a notar los primeros signos de flacidez. Cada vez más son las mujeres pacientes, quienes acuden a la consulta con infinidad preguntas acerca de diferentes productos que son ofrecidos para contrarrestar este tipo de factor no deseado, que se llama flacidez del músculo, donde lo que sucede es que se descuelga el mismo y arrastra la piel. Algunas pacientes directamente optan por la cirugía estética de cuello, dado que la misma permite en principio cumplir con la mayoría de las expectativas que tienen de mejora. Otras, un poco más reticentes a lo que implica una cirugía en sí misma, así como también las implicancias acerca de las molestias post operatorias, como sentir la piel del cuello tirante, inflamación del músculo y aparición de bultos a su costado, suturas y sobre todo que el tiempo de recuperación de la cirugía de cuello suele durar entre dos o tres semanas aproximadamente. PLEXR está dirigido a aquellos pacientes que buscan resultados más naturales, y es una alternativa no invasiva, que ha demostrado obtener buenos resultados en estas áreas, logrando un tensado de la piel y de los tejidos.

El tratamiento de estas zonas con PLEXR produce un efecto lifting y a la vez logra impulsar el proceso natural de regeneración de colágeno, de manera que estimula la generación nueva del mismo, en las capas inferiores de la piel, a nivel dérmico, pero sin trabajar sobre este nivel, sino que esto ocurre como reacción secundaria al tratamiento sobre la epidermis, sin generar ningún tipo de lesión ni conducción de calor en áreas subyacentes a las que deseamos tratar. Con PLEXR podemos tensar la piel floja del cuello y la papada. Así mismo, solemos asociar y complementar este tipo de tratamiento, con múltiples variantes. No es necesario que el paciente atraviese post-operatorios complejos ni cuidados especiales, más allá de higienizar correctamente la zona tratada con agua, jabón y durante los primeros 2 días, utilizar cualquier producto antiséptico, para prevenir posibles infecciones. Las sesiones suelen durar unos 20 minutos y los resultados pueden observarse en el mismo momento en el cual estamos realizando el tratamiento. No es necesario utilizar más que una anestesia tópica, aplicada unos 15 o 20 minutos antes. Luego de la caída de las costras, solo debemos proteger la zona de la radiación solar y podemos complementar esta técnica, con sesiones de tratamientos de drenaje linfáticos y cuidados cotidianos con cremas reafirmantes.