Queloides y Cicatrices Hipertróficas

Las cicatrices hipertróficas y los queloides son respuestas hiperproliferativas del tejido conectivo frente a diferentes estímulos, entre los que se incluyen la inflamación, la infección y los traumatismos cutáneos (sobre todo las quemaduras y las heridas quirúrgicas). Su diagnóstico es clínico y no son raros en los post operatorios de la cirugía menor cutánea. Los queloides y las cicatrices hipertróficas representan alteraciones en la reparación de las heridas en individuos predispuestos.

Estas alteraciones se caracterizan básicamente por una síntesis desmesurada de tejido conectivo en respuesta al trauma, la cirugía, las quemaduras y las inflamaciones, aunque ocasionalmente pueden producirse de manera espontánea.

Los queloides se distinguen de las cicatrices hipertróficas en que se extienden más allá de la herida original y rara vez remiten, mientras que las cicatrices hipertróficas se limitan al lugar de la herida y tienden a desaparecer con el tiempo, por lo que en general no requieren tratamiento.

Con PLEXR podemos eliminar cicatrices queloides, como una herramienta más en sinergia con otros tratamientos (corticoides, PRP, radiofrecuencia, láser, etc…). Trabajaremos en 3 fases: 1) fase inflamatoria, necesaria para la eliminación de restos del tejido dañado y para evitar la infección, al mismo tiempo es el inicio de la cicatrización; 2) fase proliferativa o fibroblástica, que consiste en la proliferación de fibroblastos que sintetizan gran cantidad de colágeno y sustancia fundamental, y 3) fase madurativa o de remodelación, en la que el colágeno sufre una serie de transformaciones que le darán mayor fuerza de tensión.

Con PLEXR se estimula el sistema de reparación cutánea natural, como respuesta a una sublimación, quemadura superficial y controlada.