Mecanismo de funcionamiento PLEXR

PlexR® es un generador de plasma. Es un dispositivo medical que genera una señal pseudo-sinusoidal para generar un fenómeno físico (plasma). EL PLASMA GENERA SUBLIMACIÓN. Utilizando la diferencia de carga electromagnética entre la punta del manípulo y la piel del paciente, se produce un rayo de micro-plasma PRE-ESTABLECIDO en frecuencia y potencia como resultado de la ionización / excitación de los átomos del gas presente entre la punta del instrumento y el cuerpo. La interacción tisular unida al impacto de este último sobre el tejido, induce una remoción superficial del estrato de corneocitos (sublimación – pasaje del estado sólido al gaseoso) y una bioestimulación del derma a producir nuevas fibras de colágeno (calor selectivo absorbido).

PlexR® genera un micro-plasma selectivo, PRE-ESTABLECIDO en frecuencia y potencia, mediante una serie de parámetros oportunamente seleccionados para recrear este fenómeno físico: gas parcialmente ionizado. Se utiliza una frecuencia de trabajo y tensión oportuna (diferencia de potencial) entre la punta del manípulo y el cuerpo del paciente, para generar un arco voltaico, mediante el cual se excitan a los átomos (energía de excitación atómica), con el fin de que el electrón pase del estado fundamental al segundo estado excitado.

Simplificando los principios de la mecánica cuántica, se puede afirmar que un electrón excitado, salta de un orbital atómico inferior a un orbital atómico superior. Si la energía del electrón excede a aquella que pertenece a la unión con el núcleo, el electrón abandona el átomo que permanece ionizado.

Cuando el electrón deja de excitarse, concede energía emitiendo un fotón. De la energía del fotón, y sólo de esta, depende su frecuencia, que es responsable de una línea característica a lo largo del espectro de emisión de una fuente de luz. Una parte más grande de la energía emitida puede ir disipada en forma de calor.

En el PlexR® los 2 parámetros técnicos de Tensión y Frecuencia han sido estudiados y calibrados para conseguir el efecto superficial y no invasivo.

En física, se denomina plasma al cuarto estado de agregación de la materia, un estado fluido similar al estado gaseoso, pero en el que, determinada proporción de sus partículas, están cargadas eléctricamente y no poseen equilibrio electromagnético. El principio utilizado es la mencionada “ionización de los gases contenidos en el aire para obtener un pequeño arco eléctrico similar a un pequeño rayo”, con el cual tratamos las áreas epidérmicas y dérmicas afectadas por problemas estéticos, sin transferir calor no deseado a las zonas circundantes y sin tocar la piel (de hecho, al hacerlo, la ionización viene interrumpida y el dispositivo automáticamente deja de funcionar). El resultado es una quemadura controlada en cada uno de los “puntos de disparo” y es el diseño de estos puntos el que producirá unos efectos u otros. Es decir, el plasma es gas ionizado, los iones están libres (protones y electrones), de forma que es altamente inestable, de esta forma altera los átomos de las células sobre las que actúa, en el caso de la piel, los corneocitos, sublimándolos, es decir, pasando de sólidos a gas (humo que observamos al hacer el tratamiento). De modo que sublimamos las distintas capas de la epidermis hasta la lámina basal, no llegamos a papila dérmica salvo que nosotros queramos actuar más en profundidad y eliminemos esa “costra de carbonización” que se produce por la “desintegración” de los queratinocitos, útil en algunas indicaciones clínicas, pero siempre sabiendo lo que hacemos y por qué. Podremos trabajar entonces ya no desde la selección de diferentes capas dérmicas, ni teniendo en cuenta el cromóforo según la longitud de onda o el coeficiente de difracción (láseres convencionales) que en algunos casos resulta desproporcionada en relación al inestetismo tratado. Plexr® no tiene ningún efecto de foto termólisis, constante en todos los láseres, difícil de controlar. Ni tampoco tendremos el natural riesgo en equipos que tienen como principio de funcionamiento la electricidad, como el electro bisturí, utilizando el cuerpo del paciente como parte del circuito por donde pasa la electricidad que justamente por su mecanismo es conductor por líquido y de allí su falta de control del daño térmico.

Es FUNDAMENTAL SABER que tener la posibilidad de elección de estos parámetros de parte de los médicos utilizadores del sistema, puede llevar a una inadecuada programación del dispositivo con la formación de un arco voltaico no seguro. Porque simplemente la energía erogada NO ES OTRA QUE, ELÉCTRICA.

EL PLASMA GENERA SUBLIMACION. Y su SEGURIDAD radica en que su mismo residuo, capa de corneocitos sublimada, persuadirá, dificultará y hasta anulará la conductibilidad perpedicular del mismo; por lo tanto, también impedirá daños térmicos en tejidos adyacentes.
Plexr es el único dispositivo con patente internacional exclusiva de máquina y metódica.

¿Por qué Plexr?

Porque es un dispositivo electromedical plurivalente con indicaciones (rejuvenecimiento periorbitario y peribucal) con un alto nivel de efectividad que lleva más de 7 años en el mercado.

Porque potencia y complementa tratamientos consolidados (toxina, rellenos).

Por la amplitud de aplicaciones (cualquier neoformación protuberante benigna, acné activo, acné cicatricial, xantelasmas, lentigos…).

Porque se presenta regularmente en todos los Masters de las Universidades Españolas que avalan el compromiso científico/comercial de GMV Gruppo.

Porque sus estudios histológicos, sus médicos de referencia españoles y sus actividades (talleres permanentes) dan la pauta de la seriedad con la que trabajamos.

Porque es Plexr.

Porque es único.

Plexr…¿algo más?.

DURABILIDAD – NÚMERO DE SESIONES

DURABILIDAD

PLEXR altera la estructura de la piel sobre la que actúa, produciendo una retracción directa de la piel por la quemadura controlada instantáneamente. No es como otros tratamientos como hilos o rellenos que provocan formación de proteínas de sostén y el resultado se ve en unos meses (en muchos pacientes no se aprecia mejoría), las quemaduras puntiformes del PLEXR actúan de forma parecida a un láser potente de CO2 pero de forma más conservadora y con recuperación 3 veces más rápida. Los resultados naturales y progresivos (sesión a sesión) son permanentes, relativos al envejecimiento cutáneo habitual con el paso de los años.

NÚMERO DE SESIONES

En el caso de neoformaciones dermatológicas (lesiones benignas protuyentes) en general con una sesión es suficiente. En el caso de discromías cutáneas, si son epidérmicas una sesión , si son dérmicas se recomiendan 2 o más sesiones, dependiendo de la profundidad. Las retracciones en cualquier zona dependerán de múltiples factores, pero el más preponderante será la laxitud de la piel, por lo que diremos que dos o tres sesiones es lo regular.

PRECAUCIONES – EVOLUCIÓN

PRECAUCIONES

El paciente no puede exponer la zona tratada al sol 1 semana antes ni los 3 meses posteriores.

El paciente debe utilizar crema fotoprotectora factor 50 mínimo 3 meses después del tratamiento.

Lavar con agua y jabón neutro las zonas tratadas 2 o 3 veces al día hasta que caigan completamente las costras.

Es recomendable el uso de un antiséptico los primeros cuatro días posteriores al tratamiento.

Mantener muy hidratada la zona una vez caídas las costras.

EVOLUCIÓN

Al procedimiento le sigue un edema y/o inflamación, de mayor o menor importancia según la indicación clínica, siempre transitorias (de tres a cuatro días) en el caso del tratamiento de párpados. En rejuvenecimiento aparecen pequeñas costras de medio milímetro que se caen en los días posteriores (entre cinco y siete días). En los demás casos la costra será del tamaño de la lesión, que también caerá entre los cinco y siete días posteriores.

Prosigue un natural eritema de duración variable pero siempre inferior al de un láser convencional. La repitalización final también es muy variable. Hay que avisar al paciente que su coloración se irá normalizando en los meses posteriores.

No deja hematomas, ni cicatrices ni produce ningún daño a los tejidos circundantes ni subyacentes.